Free Cycling Tour x Copenhague.

Descubriendo la ciudad y su patrimonio en bicicleta.

Mayo fue un mes importante para el patrimonio nacional, después de 2 años con actividades online, por fin se volvieron a abrir museos, visitas guiadas con actividades para toda la familia y acá en Copenhague demostramos, durante algunos los sábados de mayo, que la mejor manera de descubrir la ciudad y su patrimonio es en bicicleta.

En este artículo te contamos nuestros recorridos y la experiencia que fue hacer esta actividad 100% voluntaria, donde más de 30 personas se unieron y motivaron a pedalear por algunos barrios de Santiago.

La primera ruta fue recorriendo los Barrios Patrimoniales de Providencia, donde la mayoría de nosotros se ha movido y pasado, pero que no nos habíamos detenido a observar y a conocer su valor histórico. Estos barrios se formaron principalmente por la crisis migratoria y la sobrepoblación que se vivió en los años 30 - 50.

El sábado 14 de mayo salimos desde Casa Copenhague hacia el Barrio William Noon, zona Típica desde 1994. En este sector llegaron muchos extranjeros y jóvenes de clase alta que querían alejarse del centro, por el alza de la renta y el atractivo de la periferia. La arquitectura fue cuidadosamente diseñada y pudimos verlo en terreno.


Luego nos fuimos al Barrio Pequeña Providencia, un circuito de dos cuadras que comprende las calles General Flores y Cirujano Guzmán, desde Avenida Providencia hasta la calle Pérez Valenzuela.

Estas calles albergaron la “Población de Jefes y Oficiales de Carabineros”, construida bajo el concepto de ciudad jardín. Originalmente fueron más de 80 casas, pero hoy solo se conservan unas cuentas.

Esta zona poco a poco ha ido convirtiéndose en un polo gastronómico, donde las construcciones modernas han tomado terreno, mostrándonos cómo va cambiando la ciudad.


En el Parque de las Esculturas tomamos un break, dejamos nuestras bicicletas y fuimos a dar una vuelta por este museo al aire libre a orillas del Río Mapocho para mirar de manera gratuita, más de 40 esculturas de artistas nacionales y extranjeros.

Es un buen lugar para pasar la tarde y disfrutar de las zonas verdes de Santiago.


Después de un rato, fuimos hacia el Barrio Los Gráficos, Zona de Conservación Histórica por todo lo que hay detrás: Una solución habitacional social que albergó a diversos tipos de trabajadores, mayoritariamente obreros, algunos periodistas y dueños de pequeñas imprentas, constituyéndose en una experiencia altamente innovadora para su época.

Luego nos devolvimos a Casa Copenhague, con el corazón lleno porque pudimos compartir esta actividad con muchas personas.


La segunda y última ruta la hicimos hacia el centro de Santiago, pasando por el Cerro Santa Lucía, el Casco Histórico y descubriendo algunas iglesias, edificios y rincones de Santiago que tienen mucho que contar. Acá pudimos conocer más de las construcciones en la época de conquista, donde lo principal era levantar las casas importantes alrededor de la plaza mayor.

A eso de las 16:00 partimos derechito al Cerro Huelén que sirvió como fortaleza para lo que ocurría en esos años. En este lugar, al igual que muchos puntos de esta ruta, pudimos conversar sobre los cambios que han sufrido con el pasar de los años.


Después llegamos al Parque Forestal, donde conocimos un poco más sobre el MNBA y el MAC. Este parque siempre ha sido considerado como parte del hermoseamiento de Santiago y como lugar de encuentro, entretención y ocio. Es un buen sitio para ir a dar una vuelta, hay varias ciclovías cerca y es un pulmón verde importante de la ciudad.

​​La Posada del Corregidor tiene una arquitectura colonial muy marcada. Originalmente era una posada para carreteros, luego fue una taberna y en 1926 la compró Darío Zañartu, de ahí la creencia de que perteneció al corregidor Luis Manuel de Zañartu.

Entre los 30’ y 80’ fue la sociedad de amigos del Arte, en 1970 fue proclamado Monumento Nacional y actualmente el Banco Santander es el dueño, entregando en comodato a la municipalidad. Desde entonces funciona con exposiciones y distintas actividades culturales.


Acá, en pleno Casco Histórico pudimos mirar y escuchar más sobre Plaza de Armas, un asentamiento administrativo del Imperio Inca, punto central del Damero, edificios administrativos y de los vecinos más importantes de la época colonial.

En 2014 Carolina Tohá hizo una renovación de la plaza, que es la que hoy en día podemos ver.


Después de un rato, nos fuimos al Palacio Subercaseaux y al Teatro Municipal. Una construcción que llama la atención de quien pase por este lugar en la esquina nororiente de la intersección entre las calles Agustinas y San Antonio, en el centro histórico de la ciudad.


Luego pasamos por las afueras del Hotel Crillón, un lugar frecuentado por la sociedad de esa época. Este lugar no solo recibió a la aristocracia, sino que fue testigo de hechos importantes.

Crillón fue el primer gran hotel de Santiago y hoy, en pleno centro, es un lugar de comercio e historia que debemos conocer.


Pasamos por la Iglesia de San Agustín y la Iglesia de San Francisco, las más antiguas de Chile. Estos templos espirituales, a lo largo de la historia, han sufrido muchos tras los terremotos más importantes del país, pero se han reconstruido por su valor histórico y espiritual.


Terminamos esta ruta en el Barrio París-Londres. Un lugar que refleja la elegancia y la influencia europea en la arquitectura de la época, que fue declarado Zona Típica en 1982 por constituir uno de los conjuntos arquitectónicos de mayor valor e importancia en la historia de la ciudad.

Actualmente se ubican distintas organizaciones como la sede del Partido Socialista y el Museo Londres 38, además de oficinas, negocios y cafeterías.

Recuerda que si quieres impulsar actividades relacionadas con el cicloturismo en la ciudad, puedes escribirnos para trabajar juntos en ello.

Equipo Copenhague